TOXINA BOTULÍNICA

TRATAMIENTOS

Para eliminar o disimular las arrugas y líneas de expresión contamos con este procedimiento eficaz, cómodo y seguro que en manos de expertos ha demostrado ser capaz de controlar las arrugas que se producen por la contracción de los músculos, principalmente en la frente, entrecejo y ojos.

La toxina Botulínica actúa provocando la relajación temporal de los músculos ubicados bajo las arrugas, por lo que estas se atenúan y casi desaparecen. De esta forma, los músculos pierden o disminuyen su capacidad de contracción, condición que se mantiene por un período de entre 4 y 6 meses.

¿Qué es la Toxina Botulínica?

Es una toxina proteínica purificada producida por una bacteria llamada Clostridium Botulinum. Existen diferentes tipos de toxinas generadas por esta bacteria. La eliminación de arrugas con Toxina Botulínica no tiene efectos colaterales ya que las cantidades utilizadas en el tratamiento de las líneas de expresión son muy pequeñas y no llegan a diseminarse por el resto del organismo.

¿Cómo funciona la Toxina Botulínica?

El efecto farmacológico de la toxina botulínica tiene lugar a nivel de la unión de los nervios con los músculos. En esta región de transición entre el nervio periférico y el músculo se produce la liberación de acetilcolina, un neurotransmisor necesario para producir la contracción muscular. La toxina botulínica actúa de forma local mediante el bloqueo de la liberación de acetilcolina, lo que se traduce en parálisis muscular temporal. El efecto final es una denervación química temporal en la unión neuromuscular sin producir ninguna lesión física en las estructuras nerviosas.

Aplicaciones Clínicas

La primera aplicación clínica de la infiltración local de toxina botulínica se realizó en 1977 como tratamiento corrector del estrabismo, una patología oftalmológica caracterizada por la hiperactividad de los músculos encargados de movilizar el globo ocular. Desde entonces, su uso se ha extendido a diferentes áreas de la medicina incluyendo la Medicina Estética. Una de las especialidades en la que la toxina botulínica aporta mayores beneficios terapéuticos es en la neurología. Aunque existen numerosas afecciones neurológicas potencialmente tratables con toxina botulínica, su uso más frecuente se circunscribe a ciertas enfermedades caracterizadas por movimientos involuntarios, especialmente en el caso de las distonías.

¿Usos en Medicina Estética de la Toxina Botulínica?

La toxina botulínica tipo A, se considera hoy en día que es uno de los tratamientos que ofrece mejores resultados para eliminar las arrugas o tratamiento de la ritidosis. Las líneas de expresión de la frente, el entrecejo, las patas de gallo y el cuello son las áreas estéticas comúnmente tratadas con la toxina botulínica. Sin embargo existen otras áreas en donde su uso ha sido demostrado como por ejemplo en axilas, manos y plantas de los pies para manejo del exceso de sudoración (Hiperhidrosis) o en la zona genital para manejo de dispareunias (dolor vaginal durante el coito) de origen muscular.

Precauciones en el uso de Toxina Botulínica

Considerando las recomendaciones del grupo de trabajo de Fármaco vigilancia (PhVWP), la Agencia Europea de Medicamentos (EMEA), de forma coordinada con otras Agencias Reguladoras Europeas, se recomienda lo siguiente:

  1. Los medicamentos a base de toxina botulínica deben de ser administrados por médicos con la experiencia suficiente, incluyendo el uso del equipo necesario.
  2. Debe informarse a los pacientes o a sus cuidadores sobre el riesgo de diseminación de la toxina y advertirles que soliciten asistencia médica de inmediato si aparecen trastornos respiratorios, del habla o de la deglución.
  3. Las unidades de toxina botulínica no son intercambiables entre los distintos medicamentos.
  4. Deben seguirse las técnicas de administración recomendadas y las instrucciones posológicas específicas de cada medicamento e indicación (incluida la recomendación de usar la dosis mínima eficaz y la de ajustarla teniendo en cuenta las necesidades individuales).

Adicionalmente el Instituto nacional del envejecimiento de EE.UU y la FDA hacen recomendaciones adicionales a los usuarios potenciales sobre uso de Toxina Botulínica:

  1. No lo utilice si está embarazada o cree que podría estarlo.
  2. No lo utilice durante la lactancia materna.
  3. No lo utilice si tiene alergia a la albúmina (huevo).
  4. Informe al médico si tiene enfermedades nerviosas o musculares.
  5. Informe al médico si está tomando antibióticos, relajantes musculares, anticolinérgicos, aspirina, anticoagulantes o algún otro medicamento.
Efectos adversos e indeseables de la aplicación de Toxina Botulínica

En orden de frecuencia los efectos adversos o indeseables son los siguientes:

  1. Equimosis que se da en más del 10% de los pacientes.
  2. Poca duración del efecto, menos de dos meses. Este efecto indeseable se presenta en menos del 10% de los pacientes.
  3. Descenso de cejas o párpados.
  4. Asimetría en ambos lados de la cara.
  5. Dolores de cabeza o cuello. Este efecto secundario es muy poco frecuente.
  6. Inflamación de los párpados o tejidos blandos en la zona de la aplicación de la toxina botulínica.
  7. Problemas para hablar, tragar o respirar.
CALIDAD & SERVICIO ÚNICO

Medicina Estética en Puerto Varas con estándares de excelencia mundial